Saltar al contenido

ALUMNI: NO TE VAYAS CAMPEÓN

25 abril, 2021

Esta columna comienza así, a casi 50 años de la muerte del General Manuel Belgrano, y durante la presidencia del hombre que reprimió al gauchaje riojano, Domingo Faustino Sarmiento, se jugó el primer partido de Fútbol en la Argentina. Suena a prehistoria y es largo el enunciado, pero lo invito lector a seguir.

Un picado en el planetario

Cuentan que el 20 de junio de 1867, se jugó el primer partido de fútbol en el país, o por lo menos en Buenos Aires, en la ciudad que, hacía exactamente 47 años, había muerto uno de los más ilustres hombres de la patria, de manera solitaria y en la pobreza. La cuestión que el Buenos Aires Cricket Club, institución inglesa sacó un comunicado convocando a 16 hombres para jugar un partido. Fue 8 contra 8 en los terrenos que hoy se encuentran en el Planetario, alrededor de las 12.30; todos eran ingleses y socios del Buenos Aires Cricket. El equipo del capitán Thomas Hold, de rojo, venció 4 a 0, a su rival cuyo capitán era Walter Heard, y vestían de blanco. En el 2017 se cumplieron 150 años, así comienza una historia de Ingleses.

Letras y Fútbol

Un 25 de febrero de 1882 pisó el puerto de Buenos Aires, un escocés, el nacido en Glasgow, Alexander Watson Hutton, que, en su primera impresión, la humedad de esta ciudad le pareció insoportable. Traía consigo el título de Licenciado en Letras de la Universidad de Edimburgo, y tres pelotas de cuero desinfladas. Hutton fu el fundador del Buenos Aires English High School, una escuela inglesa, cuyo edificio estaba en la calle Perú al 200. En los primeros años de 1890l equipo del colegio comenzó a jugar partidos que nucleaban a las instituciones inglesas, Lomas Atlhetic, Belgrano, Quilmes Atlétic Club y English High School. Watson Hutton creyó que era conveniente fundar un club, y en octubre de 1898, con los jóvenes que jugaban en el EHS fundaron el Alumni Atlhetic Club. Así la primera liga de fútbol en Buenos Aires, fue inglesa, la Association Football League (AAFL), fundada en 1900. La prensa inglesa comenzó a difundir los partidos, y se escribía football, por aquellos tiempos.

Supercampeones

Equipo estrictamente amateur, su casaca era roja y blanca a rayas verticales, camiseta que fue adoptada por muchos clubes, Talleres de Remedios de escalada, Unión de Santa Fé, Estudiantes de la Plata, y jugaba de local en cancha de Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires. Jugaba de local en la vieja cancha de GEBA, «Cancha Maldonado» le decían, entre el Arroyo Maldonado y las vías. En Marcelino Freire al 3800, actual sede de Jorge Newbery, muy cercano a los lagos de Palermo.

George Dickson Brown, figura de Alumni. Jugó 24 partidos en la selección nacional.

Mientras gobernaba por segunda vez la Argentina Julio Argentino Roca, y creaba el Servicio Militar Obligatorio, la «colimba» (correr, barrer y limpiar), Alumni no sabía hacer otra cosa que ganar; cuatro campeonatos al hilo, 1900, 1901, 1902 y 1903. Dos subcampeonatos, 1904 y 1908. Y el primer centenario argentino lo encuentra con un hat trick. 1909, 1910 y 1911. también fue el primer equipo en ganar un partido internacional, en 1906 le ganó a un combinado africano, 1 a 0, en GEBA.

Mientras tanto se jugaba paralelamente una liga criolla de fútbol. La muchachada nativa son estudiantes o trabajadores que se nuclean en una vida social compartida cuyo espacio geográfico es el barrio. Así entre 1900 y 1913 nacen los principales clubes, Boca, River, Argentinos, Atlanta, Sportivo Barracas, San Telmo, Independiente, Excursionistas y Chacarita entre otros.

¿Qué pasó con el campeón?

Tras ganar el campeonato de 1911 el club decidió no presentarse a jugar en los próximos torneos. Los jugadores tenían otras inquietudes, principalmente económicas, teniendo en cuenta que la actividad era amateur. La Asociación lo desafilió porque era un equipo sin cancha, con jugadores que provenían de su escuela y con muy pocos recursos. Así el multicampeón se fue apagando.

Eliseo Brown jugador de Alumni. Se cuenta que hizo un gol para Argentina en 1906, gambeteando a 6 uruguayos, fue por la Copa Newton. Ganó Argentina 2-0.

Un día como ayer, 24 de abril, pero de 1913, la asamblea decidió disolver al club y donar los fondos que le quedaban a centros culturales, religiosos, educativos y deportivos. Los 12.322 pesos con 29 centavos, de los cuales hubo 3.661,14 donados al Hospital Británico, 3.661,15 cedidos a las Escuelas Evangélicas del señor William Morris y otras donaciones como mil pesos al Patronato de la Infancia, entre varias entidades, como la Sociedad Popular de Educación de Avellaneda.

Así terminó la historia de una institución que ganó 10 campeonatos de primera división entre 1900 y 1912, obtuvo seis Copas Competencia y una vez la Copa de Honor.


Matías J. Escot es docente de Historia . Apasionado por la historia argentina, letras y política. Escritor, divulga la historia de nuestro país en Relatos del Sur Autor del libro “Escritores en Combate 1”