Saltar al contenido

Y ESA TARDE TOCÓ LA BANDA

22 noviembre, 2020

El año de la «casa está en orden»

1987 en la Argentina, en política el año que en semana santa se produjo el levantamiento militar carapintada de Aldo Rico, que culminó con una multitud en Plaza de Mayo, y Raúl Alfonsín, advirtiendo que la casa estaba en orden. También las elecciones de medio término que perdía la UCR, (38%), a manos del Frente Justicialista de Renovación, (42%), cuyos referentes eran Eduardo Bauzá y José Luis Manzano.

Musicalmente salía a la calle el cuarto LP de Fabulosos Cadillacs, Yo te Avisé, y Mercado Indio, el cuarto de Los Violadores. After Chabon era el Tercer Album de la excéntrica banda de Luca Prodan, Sumo. También debutaba un ritmo ajeno al Río de la Plata, álbum debut de un grupo que hacía Root-Regaee, The Ritual Banana; Los Pericos. Ese año, exactamente el 22 de Noviembre se jugó el superclásico, uno inolvidable.

Partidazo

A los tres minutos ante la protesta airada de algunos jugadores de Boca Juniors, Omar Palma, el mismo que Fornes, le había hecho penal entrando al área, acomodó la pelota en el punto del penal. Segundos después la calzó de abajo y la tiró muy arriba. Así empezaba un superclásico que tuvo 5 goles, dos penales errados, y que el equipo que era derrotado terminó como ganador.

En la ortodoxia, en los libros del fútbol, se dice que el peor resultado es el 2 a 0, y vaya si lo experimentó Boca Juniors. En los xeneizes no jugaba Musladini, por lesión reemplazado por Fornes; y tampoco el chino Tapia en la mitad de la cancha. River apostaba a jugar contra los centrales, una zona que parecía endeble; ya Fornes le había echo penal a Palma en su entrada por la izquierda. Sin Tapia, que aseguraba el control de pelota, meter pressing con Corti y Gallego. Pero, en la dinámica de lo impensado Boca se hizo fuerte atrás, y encima, en un cabezazo con parietal izquierdo, tras un tiro libre de la derecha, Jorge Roberto Rinaldi, le ganó a Ruggeri, y antes que muera el primer tiempo, a los 42, Boca ganaba 1 a o. A los 51, con River atacando, el equipo de Juan Carlos «toto» Lorenzo, marcó el segundo. Otra vez Rinaldi. La corrida, descarga en Jorge Comas, y el mano a mano con Nery Pumpido que salió apurado. Toque por encima del cuerpo del arquero, y a cobrar. 0-2 a favor del visitante.

Omar Arnaldo Palma, había brillado en el Central campeón en el ascenso a Primera. Ese día con la 10 de River.

Dinámica de lo impensado

El medio de Boca parecía sólido con Carrizo, y Melgar, pero Omar Palma empezó a crecer en su juego, acompañado por el 14, Claudio Morresi, que entró a principios de la segunda parte. Con un par de pelotas en profundidad, Palma asistió a Da Silva, el polilla estaba aislado ante la férrea dupla, Cucciuffo y Hrabina. Pero llegó el descuento, Sergio Genaro había descolgado un par de centros con seguridad, pero esta vez se quedó en el arco.

En tres minutos el millonario que estaba en devoto, pasó a quedarse en libertad. La proyección del «tapón» Jorge Gordillo, terminó en un centro, cabeceado por el pollila Da Silva que le ganó a Abrahamovich, y la pelota se metió en el palo izquierdo de Genaro. Y River fue, el empuje de Enrique Ernesto Corti, y la dupla Morresi-Palma, cambiaron el rumbo. Otra vez el centro llegó de la derecha riverplatense, fue el oriental Antonio Alzamendi, con un Genaro que se quedó en la raya, llegó Corti, y de cabeza contra el arco del tablero electrónico marcó el 2 a 2.

Delirio Monumental

El golpe piscológico de knock out que parecía el dos a cero de visitante, como espejo invertido, ahora lo vivía el xeneize. El «toto» Lorenzo sacó a Rinaldi, y puso a Stafuza, cuando Alzamendi casi marca el tercero, en una pelota que quedó cara a cara con Genaro, y con el revés de la derecha, hizo que el balón besara el poste izquierdo. Aunque Boca con el Coya Gutiérrez volví a darle un susto a la banda.

River se fue a ganarlo, con la decisión que un león hambriento corre a una gacela. En el minuto 86, hubo una maniobra de galera y bastón. Taco de Morresi para Troglio, y este termina rematando. El rebote va a caer en los pies del Pollilla Da Silva, (de taco y adentro del área) dejó el balón a merced del héroe de la tarde. (jugada con dos tacos) Palma tiró el cuerpo hacia su izquierda, para calzarla con el pie derecho y por encima de Genaro. El negro Palma, se fue a festejar con la popular, y delirio en el monumental. 3 a 2.

Grito eufórico de Omar Palma, marcando el tercer gol, el del triunfo.

Si le faltara algo más a este partido, el Coya Gutierrez entró al área y asistió a Comas que tiró centro de la derecha pasado, y el cabezazo al medio fue interceptado por la mano del un jugador de River. Juan Carlos Lousteau, sin dudarlo cobró penal, en el minuto 90. Jorge Alberto Comas, la quiso asegurar, y la pelota se fue por encima del ángulo izquierdo de Pumpido. Estallido final, y festejo millonario, en Nuñez.

Imágenes: Revista El Gráfico.


POR ENTRE NOS SOCIAL INFO 11-5322-3749 .

Nuestro IG: @entrenossocialinfo