Saltar al contenido

LETICIA MARTIN: «Hay una saturación de heroínas, es raro que el feminismo sea la causa de Disney»

17 junio, 2024

Leticia Martin es narradora y crítica cultural, Licenciada es Ciencias de la Comunicación de la UBA, y un posgrado en FLACSO en Gestión Cultural y Políticas de la Comunicación. Una mañana del 1 de junio del año pasado en el gimnasio le sonó su celular mientras entrenaba y le comunicaron que era ganadora del Premio Lumen Novela 2023. Volvió a su casa en bici, como solía hacerlo cada vez que entrenaba, pero esta vez con algo que no hubiese nunca imaginado. En la semana que transcurrió el día del escritor, la autora de Vladimir, dialogó con FM WEN, 93.9 en el programa Viaje al Fin de la Noche.

Algunos definen la novela como Lolita de Vladimir Nabokov, pero invertida. Una mujer y docente universitaria en fuga, Guinea, escapa de Estados Unidos, y regresa a la Argentina luego de tener una relación amorosa, un affaire con un alumno menor, en un rol de abuso de poder, y de antiheroína. El deseo femenino está presente, en un escenario de apagón generalizado en Buenos Aires, y una situación de encierro. Guinea caerá en la casa junto a un adulto y el hijo de este, un menor, que una vez más le atrae.

El contexto, discursos de crueldad y la política

El diálogo comenzó acerca del contexto actual y la crueldad que se ve a diario en los discursos y las acciones del gobierno de la Libertad Avanza, de Javier Milei, y la sensibilidad del artista, dice la autora.

“Sin dudas que hay discursos de odio, y si bien en el arte se trabaja con la tristeza, hay una necesidad de no quedarnos en la tristeza, más allá que uno trabaja con la sensibilidad para hacer arte, pero también pienso, no permitirnos eso que Arturo Jauretche nombraba y que decía; nada puede hacerse con la tristeza, así como tampoco nada puede hacerse con la burla, eso de besitos a las lágrimas de zurdo no nos puede llevar a ningún centro nuevo a ningún lugar de reparación, de nueva constitución de algo nos puede llevar”

“Pero un recurso de nuestra época es poder tomar distancia del discurso político, es necesario entender que tanto discursos de amor o de odio son construcciones se producen en una arena, en un campo que es lenguaje, y se produce una batalla por el sentido, no es real, se sirve de lo real, y hay que estar a la altura, para entender esas operaciones del lenguaje”

“Tenemos que poder tomar una distancia como sujeto creador, y entender que se está diputando algo que cuando te dicen zurdo, casta, o vago es parte del juego de la política del discurso de la política, es un juego de la política como nosotros decimos otras cosas, frente al sector que disputás poder». Acerca de la llamada batalla cultural la gestora de la editorial Independiente Qeja, expresa:

«Creo que ellos quieren dar la batalla cultural con un perfil más alto que lo hacían en el gobierno de Macri, y venden ese perfil, el peor riesgo de este momento es que nosotros presentemos un perfil bajo, el perfil opuesto. En el discurso político es necesario utilizar un posicionamiento y que el otro se enfrente con un posicionamiento en perspectiva. Es decir hay que forjar un discurso que lo enfrente al discurso oficial, el peor riesgo de este momento es que ellos busquen la violencia, y nosotros el perfil bajo, todo el tiempo hay que desarmar el escenario y buscar nuevas voces , forjar un nuevo posicionamiento, que no son las lágrimas de zurdo, salir de estar triste de las lágrimas, de la angustia, porque como me decían el otro día no hay tiempo para estar triste»

«No hay tiempo para preocuparse en todo caso, en otro momento habría que haber evitado confrontaciones banales que sucedieron en el pasado y que hubiese sido clave para negociar la deuda, bancarte la pelusa, bancar al candidato. Está bueno entonces pensar que nos pasó, que lo estamos haciendo, y ubicar un tercer escenario, armar un camino del medio, donde se consolide un nuevo discurso, una nueva batalla cultural, donde se incorporen cuestiones. En definitiva la Ley Bases va a salir reformada, con un montón de agregados y modificaciones que resta un poco este poder. Resta la discursividad violenta y cruel», agregó Martin.

El movimiento peronista y los votantes de Milei

Acerca del rol del movimiento peronista, y de la oposición en general sostiene que, «Aunque la política continue con esta línea de agredir, violentar, llamar la atención, y que la política de comunicación, sea la violencia y la crueldad, el desafío nuestro y de esta epoca es buscar un discurso unificador en otro lugar es no reiterar estrategias del pasado y no estar en el lugar que te reposicione en el discurso del otro».

En relación a los votantes de Javier Milei y su posición agrega que, «Estamos en una instancia que hay que esperar que cada uno que emitió su voto se de cuenta, y por nuestro lado generar un discurso de la oposición, cual discurso puede reunir a una oposición y sus versiones fragmentarias, desde Lousteau, los radicales, el espacio nacional, para que sirva y sea sólido debe ser sólido no sólo en lo discursivo sino que sea el sosten de cinco ideas fuerza o ese gran pacto ciudadano que no termina de ser».

Un docente adulto siente atracción sexual por una menor, la novela de Vladimir Nabokov (1955)

«Es un momento muy transparente donde se puede aprender de la politica los discursos sociales como se construyen las verdades relativas, hay una reescritura de la historia, si uno ve la página de Argentina.gov.ar uno ve las modificaciones del relato, el ejemplo es lo que existía de Guemes, y lo que aparece ahora, entonces estamos en una reescritura histórica y eligieron bien el tiempo para hacerlo».

Feminismo, Feminimos y núcleo duro

«Si yo fuera una persona mas confiada lo que me dicta mi propia voz, mis dilemas interiores podría haberme redituado más ese libro, yo pensaba se pone muy discurso único, se pone muy punitivista el feminismo, si tenemos un gran movimiento unificador, después escribimos otro libro Acuerdo en el desacuerdo. Eran voces de mujeres que hablaban como se acuerda en el desacuerdo, como no se licuan las diferencias cuando acordás algo, consensuás. Pienso que las diferencias tienen que seguir existiendo si la idea del movimiento globalizas todo y las diferencias se pierden y en la diversidad esta la riqueza, en lo fragmentario está la variedad, la diversidad, lo plural que nuestro movimiento, el peronismo busca.

Acerca de la mirada del endurecimiento de la posición de parte del feminismo Leticia opina, «Ahí el movimiento se pusa contra el piropo, y contra muchas cosas, un discurso que se puso de moda y le empezó a hacer ruido a muchas mujeres, incluso a las que apoyábamos el 90% de las banderas, y empecé a tener un diálogo con eso. Entonces tuvimos la necesidad de definir varias posiciones del feminismo. Y escribió hasta la gestora de la ley de educación sexual integral, había personalidades influyentes y había disidencias».

«Había como algunas voces que alegaban una especie de discurso único, y que en la actualidad vemos que hubo algo que saturó y que no pudimos escuchar, y me pregunto como parte, que no se pudo penetrar en ese núcleo duro, y se fue cortando el teléfono, el diálogo, y se fue achicando el espacio«

Guinea, la Antiheroína

En relación a establecer la idea de una mujer abusadora de un menor, cuando las estadísticas son de los varones, y argumenta acerca de la historia de su novela:

«En línea con lo que venimos diciendo recién, que pasa con las partes b, las aristas de los temas, si hoy escribiera sobre bullying, o grooming buscaría una variante, una óptica diferente, tratar de romperlo todo al tema, verlo desde un lugar distinto. Además sucedió como una saturación de ver heroínas por todos lados era raro ver que el feminismo era la causa de Disney, de Marvel de los conglomerados, y me preguntaba ¿Qué onda mi causa es la de todos estos?, ¿Qué operación se oculta detrás de manera velada?.

«La literatura no es la tipificación de las leyes, ni de la religión, no es el bienpensar, en la literatura está todo, y es para hacer el ejercicio crítico de incorporar un pensamiento».

Leticia Martin.

«Por supuesto que en algún momento me hizo ruido lo que escribía, estaba poniendo el foco legal, político y y además el foco lo colocaba en una mujer, pero la literatura es un asunto distinto, y eso que me hacía ruido era un disparador para la discusión para el intercambio. No quería hacer una oda acerca de una abusadora mujer. Si pensaba en lo que estamos hablando el feminismo se puso punitivista, pero la literatura no es la tipificación de las leyes, ni de la religión, no es el bienpensar, en la literatura está todo, y es para hacer el ejercicio crítico de incorporar un pensamiento«.

Yo digo lean todo, todo está pensarlo, y hasta rechazarlo, tal vez para decir es una cagada, hacer un juicio. En tiempos donde cuesta leer cinco páginas, pero en esa operación donde hay un acto complejo y que hay capacidades cognitivas que se van perdiendo, y creo que vamos perdiendo aquellas facultades marcadas por el iluminismo a esta parte, que es pensar. Todo es vértigo, ¡es ya! ruido, bomba. No siento que estemos creciendo que se van perdiendo algunas competencias tambien ganamos otras, pero pienso que perdemos capacidades cognitivas. Y nosotras nos fuimos de mambo, yo me fui de mambo, que nos peleamos mucho por cuestiones del feminismo, por pelotudeces, y la polìtica es consenso la vida es consenso, la familia desde irte de viaje hasta si te comprás una cosa u otra, pero repito todo es consenso». Finalmente y pensando en el proceso de su obra, se define como una creadora y creedora:

“El pensamiento que me mueve dice esto es una cagada, pero la voy a terminar. Cuando trabajo detrás de una idea, y cuando uno cree en algo, también descree. Cuando uno siente que esta trabajando sobre una cuestión interesante, también descree, porque dudar es pensar, y vas para adelante y también te boicoteas, la cabeza humana es compleja, pero tengo un motor que no me deja detenerme soy una creadora y una creedora. Por momentos lo que pienso es que es lo que hizo que esta obra sea distinta a las otras que cree, y ahí está la casualidad, las cosas que tiene la vida, y que te encuentran trabajando y finalmente suceden”.

Lee Más sobre Leticia Martin en Entre Nos:

-VLADIMIR, LA RELECTURA DE LOLITA

-LETICIA MARTIN: «LOS GRISES Y LA CRÍTICA HACEN LA DIFERENCIA»


Matías J. Escot. Docente de Historia . Apasionado por la historia argentina, letras y política. Escritor, divulga la historia de nuestro país en Relatos del Sur Autor del libro “Escritores en Combate 1”