Saltar al contenido

SEGUIR VIVIENDO SIN EL FLACO

8 febrero, 2022

¡Hola Vecina!, dijo el flaco mientras pedía atención al público, y anunciaba un recital a beneficio por los inundados de Catamarca, en la cancha de Platense. Con los ¡grande flacoo! del público, sonaban los primeros acordes, de lo que sería su mítica presentación gratuita en las barrancas de Belgrano, en enero de 1984. Resultó el primer recital de rock en el retorno democrático. Hablamos de Luis Alberto Spinetta, que junto a la llegada de la democracia, ganaba la calle un disco, Bajo Belgrano. Grabado en los estudios Moebio, entre julio y Septiembre de 1983.

Era el tercer disco de Spinetta Jade, banda integrada, en esta última formación– recordemos que la banda tocó entre 1980, y 1985, con varias formaciones-, por Héctor Lorenzo Barros, «Pomo» Lorenzo, en batería, César Franov, en bajo, Leo Sujatovich en teclados, y la voz y guitarra de Luis Alberto Spinetta, conformaban el cuarteto.

Diez años antes, con Pescado Rabioso, el flaco había editado otro disco que quedó en la memoria, en el año del triunfo de Héctor Cámpora, y también, de retorno democrático, con la victoria peronista del Frente Justicialista de Liberación-Frejuli-. Hablamos de Artaud, aquel disco de tapa verde, en un homenaje al poeta francés; con aquella canción que inmortalizó Gustavo Cerati, Bajan. «Y el día se sienta a morir», dice uno de los versos, que mostraba la poesía spinetteana, y la Cantata para Puentes, que hoy sería tremendamente anticomercial, con una duración que alcanza los nueve minutos. Mencionando dos grandes temas de un disco que necesitaríamos otro artículo para dedicarnos a él.

Bajo Belgrano había sido presentado en el Teatro Coliseo en Diciembre de 1983, el 10 de aquel mes asumía el presidente electo Raúl Ricardo Alfonsín, inaugurando nuevamente una democracia que dura hasta nuestros días. Y tal vez haciendo mención a la economía y la política asesina de la dictadura cívico militar de 1976, aparece en la canción 7, Resumen Porteño, «en el invierno inflacionario», grita uno de los versos, el estrago económico provocado por los militares, y acerca de los detenidos desaparecidos, dice sus versos finales, «la verdad que da impresión/ ver los blancos peces en un nylon/ cuando en realidad es tan temprano/ Usualmente solo flotan cuerpos a esta hora». Expresa la canción por aquellos que fueron arrojados brutalmente al mar, en una práctica que quedó registrada en el libro de Horacio Verbitsky, «Los Vuelos de la Muerte».

Pero el disco comienza con el tema que identifica el barrio de la infancia del flaco, Bajo Belgrano, que tiene un espíritu tanguero, y melancólico, Maribel se durmió es el track 3, Sujatovich, demostrará con su Yahama acústico, que la balada Vida Siempre, encaja en el espíritu melanco del disco; junto al tema instrumental de tono jazzero, Ping Pong, track 5. La tapa anaranjada, tal vez marcaba el amanecer, tras la noche del terrorismo de Estado. Era de Uranio, Cola de Mono, Viaje y Epílogo, Vas a iluminar la casa, y la romántica con ritmo rock-jazz, Mapa de tu amor, son parte de una gran obra del Flaco.

Vale el recuerdo hoy, 8 de febrero que se cumplen 10 años de su muerte, de su desaparición física. Sus cenizas fueron arrojadas al río de la plata, en la costanera. Nos dejó su música para siempre, Spinetta y sus bandas, Spinetta Eterno.


POR ENTRE NOS SOCIAL INFO 11-5322-3749 .

Nuestro IG: @entrenossocialinfo