Saltar al contenido

Los canallas duermen en paz

12 agosto, 2020

Un desvío: Akira Kurosawa

De pronto los periodistas son algo así, como el vedettismo desenfrenado, protagonizan escenas de un teatro de revistas de la calle Corrientes, de una obra en Villa Carlos Paz. En la sociedad de la mass media, de la imagen como fase superior del postmodernismo-categorización que para algunos filósofos murió con la caída de las Torres Gemelas de 2001-, a los periodistas se los quiere extremos, desmesurados, épicos aún en el desatino. Diferente era la historia en la década de 1960, con otros tiempos, sin ritmo vertiginoso, con mucho libro, y mucho cine.

Hablando de cine en unos días se cumplirán 60 años del estreno de una película de esas que se estudian en las escuelas de cine, Los canallas duermen en paz-1960-, dirigida por Akira Kurosawa, interpretada por el actor Toshito Mifune y la actriz Kyoko Kagawa, junto a Masashuki Mori y Takashi Shimura, en los papeles principales. La película tiene el siguiente guión, un hijo va a vengar la muerte de su padre, el protagonista quiere develar que a su progenitor lo han asesinado, que no ha muerto naturalmente, como cuenta la versión oficial. Hoishi (Mifune), el protagonista se va a casar con la hija, del asesino.

Hasta aqui Kurosawa hace una diagonal con la trama argumental de Hamlet, de William Shakespeare. Y no sólo se conforma con eso sino que produce un policial negro, de intriga, pero también un tratado de que es la moral, y que pasa con los canallas. Vió cuando usted se tranquiliza pensando, «por lo menos yo duermo tranquilo», ¿los canallas también dormirán en paz?. Que pasa si los pusilánimes en esta vida hacen el mal sin despeinarse, sin que les ataque al hígado. En una escena memorable, plano cerrado en un auto, un personaje pregunta al otro ¿Qué pasa no te alegras de verle sufrir?. Este otro baja la cabeza y con mirada apesadumbrada, observa al primero que mientras maneja silba una canción, como si nada. Provocando una escena memorable en la historia del cine.

¿Y si los canallas también duermen bien?, esa pregunta sobrevuela todo el film, y mientras Koishi, venga a su padre, con actitudes non santas, ¿también empieza a acanallarse-por decirlo de alguna manera?, otra duda existencial, del film.

Leuco y su extraño festejo

Todo comenzó cuando en el programa de Ya Somos Grandes, emitido todos los jueves a las 22 hs, en TN hablaban sobre las proyecciones, para la próxima semana en lo que respecta a los contagios por coronavirus. El periodista Santiago Fioriti. manifestó «Hay un número que estremece a la clase política, a los que toman decisiones porque 10 mil es el número que se está evaluando para la próxima semana”. Cuando la cámara amplió el plano, enfocó al conductor del programa Diego Leuco, en un gesto de festejo, que puede verse en el video.

Diego Leuco, y un festejo cuanto menos fuera de contexto.

A toda vista, parecía que Leuco festejaba que todo empeoraría, que hacía gala de aquel dicho «cuanto peor mejor», por lo que comenzó a ser criticado en diferentes medios. El conductor se defendió en su cuenta de Twitter,

Como vemos aparece el término canalla, claro es canallesco acusar que alguien festeje probables diez mil muertos, y es canalla festejarlo, asi que hay canallas de un lado y de otro. El periodista se excusó que en realidad estaba justo, al unísono recibiendo información del rating, y que festejó que pasaba al frente en el minuto a minuto.

Extraño festejarlo, en ese momento que se estaba hablando de un tema delicado, poco timming, pero también es raro que no hubiese despejado las dudas, tal vez cuando finalizaba el programa.

Preguntas finales

Cada sector ve al otro como canalla, mientras se convive con la desmesura periodística de festejar rating, como goles, (así lo explicó Diego Leuco). ¿Hay necesidad?, aún perdiendo de vista el clima en ese momento, corriendo el peligro de parecer que festejas la muerte, el desastre ya no de un gobierno, sino de la sociedad entera. ¿O sólo es vedetismo, estrellato y que cada uno piense lo que quiera, lo importante es que hablen de mí, mal, pero que hablen?.

¿Y sí se cumple el argumento de Kurosawa, que al vengarnos vamos acanallandonos?.¿y si finalmente los canallas se acuestan y duermen tranquilos?.


Matías J. Escot es docente de Historia . Apasionado por la historia argentina, letras y política. Escritor, divulga la historia de nuestro país en Relatos del Sur Autor del libro “Escritores en Combate 1”