Saltar al contenido

Historia del Himno Nacional Argentino (ll)

20 marzo, 2020
Himno-Argento-Matias-javier-escot-Entre-nos-social-info-enos

Esta es la segunda parte de la historia de las distintas versiones del himno, sus secretos y las luchas por un emblema nacional hecho canción. El historiador Matías Escot*, nos cuenta brevemente que es, y como llegamos a la interpretación oficial de nuestros días.

La Grieta.

En la década del 20´entonar el himno era una anarquía. Las bandas militares tocaban una versión, en las escuelas, otra, y si había familiares directos de españoles se suprimían versos. Y a los maestros en las escuelas normales se les enseñaba una diferente. Así, en 1924 el Presidente Marcelo T. de Alvear nombró una comisión para reformar el himno.

El mismo se estrenó el 25 de Mayo de 1927, y este fue el más cercano, al que conocemos en la actualidad. La gala fue en el Teatro Colón y asistió la «creme de la cremme», junto a los ministros y el Presidente. El diario La Nación elogió las modificaciones, y narró que el nuevo himno había sido recibido con un aplauso caluroso. Por su parte el diario La Prensa, publicó que se había hecho algo que desagradaba a los argentinos, e incurría en la falta de veneración.

Cuando oscureció, hubo protestas de aquellos que estaban en contra de la nueva versión. La jornada terminó con un enfrentamiento entre la policía, -que arrojó gases y detuvo a varias personas- y los manifestantes. Durante todo el mes de Junio, continuaron airadas protestas contra el nuevo himno. El 20 de julio, Alvear tuvo que dejar en suspenso la nueva versión de nuestro himno nacional.

La versión oficial, la que se canta hoy…

Yendo hacia atrás un decreto del año 1900, realizado por el Presidente Julio A. Roca, imponía cantar la cuarteta de la primera estrofa, la última cuarteta de la novena y el coro final., «Sean eternos los laureles…». Musicalmente recomendaba tocar el himno en Sí bemol, y darle rítmica a la palabra «Vivamos».

Como vimos en la primera mitad del siglo XX, se había hecho caso omiso, y las distintas versiones del himno había generado discordia. Puso fin el decreto número 10.302 del 24 de abril de 1944, bajo gobierno militar del Grupo de Oficiales Unidos (GOU). Este referido a los símbolos patrios, confirmó la decisión del decreto de J.A Roca. El recorte de estrofas, respetando la letra inicial de Vicente López y Planes, y la música de Blas Parera, y los arreglos de Juan P. Esnaola, impuestos a partir de 1860. Esa es la versión, dispuesta en 1944 la que hoy escuchamos.

Finalmente, tiempos oscuros protagonizados por las Fuerzas Armadas, en la década de 1960 y 1970, apartaron, y generaron un rechazo del pueblo de los símbolos patrios. Así cuando se reinstaló la democracia, cantar el himno, o usar una remera de Argentina, estaba «mal visto», asociada a la última dictadura cívico-militar y la triste historia de Malvinas.

Rockeamos nuestro símbolo patrio.

Dejamos otra versión del himno nacional tocada por un músico popular argentino, Carlos Alberto García Moreno, el gran Charly. En ese intento de acercar otra vez al pueblo con aquella música que canturreaban los soldados de la independencia, en el amanecer de nuestra patria.

Día del Himno Nacional Argentino

El 11 de mayo de 1813 nació como decreto de la asamblea histórica, el Himno Nacional, bajo orden que fuera la única marcha patriótica. Y en 1900, se decidió que en festividades oficiales, así como en escuelas, se cante solo la primera y última cuarteta y el coro, de la versión original.

Himno completo. Versión original.

Sean eternos los laureles
que supimos conseguir:
Coronados de gloria vivamos
O juremos con gloria morir.

 
Oid ¡mortales! el grito sagrado:
¡Libertad, libertad, libertad!
Oid el ruido de rotas cadenas:
Ved en trono a la noble Igualdad.

Se levanta a la faz de la tierra
Una nueva y gloriosa Nación:
Coronada su sien de laureles
Y a su planta rendido un León.
 
De los nuevos campeones los rostros
Marte mismo parece animar;
La grandeza se anida en sus pechos,
A su marcha todo hacen temblar.
Se conmueven del Inca las tumbas
Y en sus huesos revive el ardor,
Lo que ve renovando a sus hijos
De la Patria el antiguo esplendor.
 
Pero sierras y muros se sienten
Retumbar con horrible fragor:
Todo el país se conturba con gritos
de venganza, de guerra y furor.
En los fieros tiranos la envidia
Escupió su pestífera hiel
Su estandarte sangriento levantan
Provocando a la lid más cruel.
 
¿No los veis sobre Méjico y Quito
Arrojarse con saña tenaz?
¿Y cual lloran bañados en sangre
Potosí, Cochabamba y la Paz?
¿No los veis sobre el triste Caracas
Luto y llanto y muerte esparcir?
¿No los veis devorando cual fieras
todo pueblo que logran rendir?
 
A vosotros se atreve ¡Argentinos!
El orgullo del vil invasor,
Vuestros campos ya pisa contando
Tantas glorias hollar vencedor.
Mas los bravos que unidos juraron
Su feliz libertad sostener.
A esos tigres sedientos de sangre
Fuertes pechos sabrán oponer.
 
El valiente argentino a las armas
Corre ardiendo con brío y valor,
El clarín de la guerra cual trueno
En los campos del Sud resonó;
Buenos Aires se pone a la frente
De los pueblos de la ínclita Unión,
Y con brazos robustos desgarran
Al ibérico altivo León.
 
San José, San Lorenzo, Suipacha,
Ambas Piedras, Salta y Tucumán,
La Colonia y las mismas murallas
Del tirano en la Banda Oriental;
Son letreros eternos que dicen:
"Aquí el brazo argentino triunfó."
"Aquí el fiero opresor de la patria
Su cerviz orgullosa dobló."
 
La victoria al guerrero argentino
Con sus alas brillantes cubrió,
Y azorado a su vista el tirano
Con infamia a la fuga se dio;
Sus banderas, sus armas se rinden
Por trofeos a la Libertad.
Y sobre alas de gloria alza el pueblo
Trono digno a su gran majestad.
 
Desde un polo hasta el otro resuena
De la fama el sonoro clarín.
Y de América el nombre enseñado,
Les repite ¡mortales! Oíd:
¡Ya su trono dignísimo abrieron
las Provincias Unidas del Sud!
Y los libres del mundo responden:
¡Al Gran Pueblo Argentino, Salud!

Matías J. Escot es docente de Historia . Apasionado por la historia argentina, letras y política. Escritor, divulga la historia de nuestro país en Relatos del Sur Autor del libro “Escritores en Combate 1”