Saltar al contenido

CHARLY GARCÍA: 30 AÑOS EN 5 CANCIONES

31 octubre, 2021

1. Canción para mi muerte

Piano inglés vertical, guitarra y flauta, así se presentaba en Mayo de 1972, un dúo, en un ciclo de zapadas organizado por Pierre Bayona, donde tocaban el Expreso Zambomba, Roque Narvaja, y Piel de Pueblo, la nueva banda de Pajarito Zagurí, El dúo estaba integrado por Nito Mestre y Carlos Alberto García Moreno. Ese año sacarían un simple «Canción para mi muerte». Canción existencial si las hay, surgida tras la experiencia de Charly García en la colimba. (Término que quedó de correr, limpiar y barrer). Cuenta Charly, cuenta su anécdota en el servicio militar, «Cuando me quisieron mandar al sur como castigo por insultar al teniente, me escapé en un camión al Hospital Militar diciendo que tenía un problema en el corazón. Ahí una noche me sentí muy mal por unas pastillas, que había tomado, y tras unos mareos, escribí el tema».

«Te encontrare una mañana dentro de mi habitación, y preparás la cama para dos», en una escena muy gráfica y de final.

2. Desarma y Sangra

Como si quedaran dudas que Charly era concertista de piano desde los 12 años, en 1975, ya muerto el general Juan Domingo Perón, y casi en pleno Rodrigazo- devaluación de un 700% de un saque, realizado por Celestino Rodrigo, Ministro de Economía de Estela Martínez de Perón, compone Desarma y Sangra. Un tema que en su piano, lleva la impronta de alguna Obertura de Chopin, aire de romanticismo. Una joya melódica y armónica con una letra sartreana, llena de existencia-una vez más-, «No existe una escuela que enseñe a vivir».

Ese mismo año, de derrota económica para los argentinos y ya con los militares rodeando la Casa Rosada, el 5 de Septiembre se produjo la convocatoria más importante de público rocker de aquellos años, en el gran Rex se despidió Sui Generis. Se vendieron unas 25600 entradas, que se conseguían en Casa América, Avenida de Mayo, 959. El recital se llamó, Adiós Sui Generis.

3. Demoliendo Hoteles

La dictadura cívico militar produjo el 2 x 1 argento, la Argentina de la plata dulce, de ir a comprar al exterior chucherías, Serú Girán, (una selección de grandes músicos), escribió La Grasa de las Capitales, 1979; Comenzaba diciendo «No importan tus ideales», que era la versión setentosa de, «No hay verdad que se resita a dos pesos moneda nacional», de Enrique Santos Discépolo, en Quevachaché. Para el capitalismo todo es guita. Continúa la letra, «la grasa de las capitales no se banca más», una forma de cantar contra el esquema financiero y el quiebre industrial del plan económico ideado por Martínez de Hoz. Pero tras la vuelta a la democracia, Charly canta lo siguiente,

Yo que crecí con Videla/ Yo que nací sin poder/ yo que luché por la libertad/ pero nunca la pude tener/ Yo que viví entre fascistas…»

Demolinedo Hoteles

Junto a GIT y Fito Paéz presenta en el Teatro Coliseo, Piano Bar, (1984). en plena primavera alfonsinista lanza esta letra contundente contra la dictadura militar. La experiencia de romper hoteles- de la que Charly tuvo varias denuncias-, dispara esta canción. Ayer vivió la brutal dictadura, y hoy- por aquel 1984- «pasa el tiempo demoliendo hoteles / mientras los chicos allá en la esquina pegan carteles».

Charly García y su banda en vivo. Estadio de Vélez Sarfield.

4. Filosofía barata y zapatos de goma

«Conozco un empleado que esta muerto de pena, enamorado de una sirena», con esta imagen de un hombre de gris, y muerto de pena, tal vez Charly anticipaba el bajón de la década menemista para un sector de la sociedad. «cuando este mal, cuando estés solo, y cuando ya estés cansado de llorar…» dice la letra de De Mí, también muy bajón. Su sexto disco solista, lo grabó en Estudios Panda. La separación de su esposa brasileña Zoca, marca el clima intimista y depre de Charly. La polémica del disco fue el Himno Argentino, que algunos medios calificaron de «versión irrespetuosa». Mientras el gobierno ¿peronista? de Carlos Menem, intentaba salir de la hiperinflación, y aún no había 1 a 1, Filosofía barata y zapatos de goma, ganaba la calle. El próximo 15 de Noviembre, se cumplirán 31 años, 1990. El peronismo en su versión menemista no dejó ni filosofía barata, y ni siquiera zapatos de goma.

5. Influencia

Cinco presidentes en una semana y un país que bajaba la persiana, en la argentinidad al palo. En este marco oscuro como Nación, Charly García publica su décimo disco de estudio; Influencia (2002). De este álbum participa el guitarrista blusero Tony Sheridan, quien García conoció en un viaje a Londres en 2001. Tu vicio, I’m Not in love, e Influencia fueron los cortes en las radios, y Charly llenó tres Luna Park. La obra está en contexto de su etapa Say No more, disco aparecido en 1996. y una actitud personal y estética de Charly. Otro disco en año crítico, la inestabilidad institucional, las muertes de Kostecky y Santillán, la devolución en pesos de los depósitos en dólares, y el camino político incierto a las elecciones de 2003, eran parte del panorama nacional.

Por supuesto Charly García, seguiría tocando, y aún con altibajos, (musicales y personales), no dejamos de considerarlo la joya de la música rocker y popular argentina.


Matías J. Escot es docente de Historia . Apasionado por la historia argentina, letras y política. Escritor, divulga la historia de nuestro país en Relatos del Sur Autor del libro “Escritores en Combate 1”