Saltar al contenido

ALÍ: DEL GOLPE FANTASMA AL NO A VIETNAM

14 mayo, 2021

Sonny Linston: Una vida intentando no caer

El que se desplomaba había nacido en una casucha de Arkansas, en Pine Bluff, y creció trabajando en los algodonales, hasta que se cansó, y robó una estación de servicio. Recluido en la cárcel de Jefferson City, aprendió a boxear, y a ganarse la vida de eso. El boxeo era mucho mejor que los algodonales de su infancia con su casi, veintena de hermanos, y un padre golpeador. Es la historia de Charles Sonny Liston. Pero vengo a convidarle del rival, un jóven fanfarrón de cien kilos, y metro ochenta y cinco que bailotea en el ring, y a los 104 segundos, con un gancho desmaya a Linston. Era Cassius Marcellus Clay, que encima esa noche, el 25 de Mayo de 1965, bajo el nombre de Muhammad Alí, convertido al Islam, comenzaría a ganarse el resquemor de la pacata sociedad americana.

Bajo el nombre de Cassius Clay

Nació un 17 de enero de 1942 en Louisville, Kentucky, en el seno de una familia de clase media, alejada del hambre de su rival Linston. Medalla de oro en la categoría de los semipesados en los Juegos Olímpicos de Roma en 1960, y además en el mes de Octubre debutó como profesional, consiguiendo 19 victorias -15 por KO – obtenidas en los siguientes tres años. En 1964 abrazó la fe musulmana, y parte de la prensa empezó a negarse para nombralo como Alí. Además de musulmán cargaba con un estigma racial, era negro. Derrotó a 5 rivales malos, hasta llegar a Sonny Linston. En 1965 giraba un discurso público de hostilidad contra Muhammad, y el 66 fue peor, cuando presentó sucesivos requerimientos contra la decisión de declararlo apto para el servicio, alegando razones de conciencia debido a su religión.

Sin embargo la negativa del Tribunal Supremo a concederle un nuevo aplazamiento para su incorporación a filas, en abril del 67, provocó que Ali se presentara en el centro de entrenamiento del ejército de Houston. Para sorpresa de los militares, el moreno permaneció inmóvil y callado a los requerimientos de los oficiales. Su mutismo le informaba de la pena a la que podía ser condenado por desertor. En junio el Tribunal Federal de Houston lo condenó a cinco años de prisión y 10.000 dólares de multa. Pagó una fianza, y quedó fuera de la cárcel, pero le impidieron boxear.

No a Vietnam

Así, el 8 de Mayo de 1967 Muhammad Alí perdió su título de Campeón mundial de los pesos pesados por negarse a prestar el servicio militar en plena de Guerra de Vietnam. La pelea con Linston en 1965 que duró solo un round, es uno de los combates más recordados, y el comienzo de Cassius Clay, con su conversión musulmana, el inicio de Alí. Finales de los 60´, pastilla anticonceptiva para las mujeres, los Beatles, la rebeldía juvenil y el Power Black. A esto sumemos que el supercampeón Alí, no va a pelear por Vietnam, y desafía al stablishment nacionalista y conservador norteamericano, adhiriendo al Black Muslim, -musulmanes negros-, y a la Nación del Islam.

Alí y Malcom X, uno de los grandes luchadores contra la segregación racial en su país. asesinado meses antes de la pelea Linston-Alí.

A unos días de que Sonny Linston se desplomara hace 56 años, tras el golpe corto, casi invisible de Alí, apodado golpe fantasma, y el mundo se encaminara a la revolución política y social del tercer mundo. En el año que asesinaban al Che, Muhammad le decía que NO a la guerra de Vietnam. Tras la pelea, Sonny adujo que «con Alí no se podía ni pestañear», parece que pestaneó y en el primer round quedó Knockout.


Matías J. Escot es docente de Historia . Apasionado por la historia argentina, letras y política. Escritor, divulga la historia de nuestro país en Relatos del Sur Autor del libro “Escritores en Combate 1”