Saltar al contenido
Entre Nos Social Info

9 de Julio: «No podemos tener un rey en ojotas»

9 julio, 2020

Entre abogados y curas

Las sesiones para el congreso que culminará declarando la independencia, se iniciaron un 24 de marzo de 1816. Se alquiló la casa de Francisca Bazán de Laguna, que fue declarado monumento histórico nacional en 1941. La primera sesión contó con 33 diputados.

Laguna, era la viuda del comerciante español de buen pasar económico Miguel Laguna y Ontiveros. Al morir el caserón lo heredó Francisca; este fue reformado unas tres veces, por lo tanto no es el actual, no es aquella vieja casa donde se reunieron nuestros legisladores.

Cada provincia eligió diputado cada 15.000 habitantes. . Por lo tanto Buenos Aires, como en la actualidad llevaba ventaja sobre Jujuy. ¿Qué profesiones tenían los diputados?. Dieciocho eran abogados, nueve sacerdotes, 2 frailes, y 4 militares. Una independencia sancionada con mayoría de abogados y curas.

Discusiones políticas

¿De qué provincias provienen los diputados al congreso tucumano?. Estaba el amigo de San Martín, Tomás Godoy Cruz, por Mendoza, estaba Francisco Narciso Laprida por San Juan, como legisladores relevantes. Además, Buenos Aires, Cordoba, San Luis, Catamarca, Jujuy, La Rioja, Salta, Santiago del Estero y Tucumán. Hay que destacar que el Alto Perú, declaró la independencia junto a las provincias argentinas. Así hubo 5 diputados que provenían de Mizque, Charcas y Chichas. Argentina y Bolivia, sus divisiones limítrofes no existían, éramos las Provincias Unidas del Sur.

En las discusiones entre el 24 de marzo y el 9 de julio, fue interesante, aquella entre Manuel Belgrano, y Juan Martín de Pueyrredón. Se debatía no sólo la independencia, sino también cuál sería la mejor forma de gobierno en estas tierras. José de San Martín, y Belgrano abogaban por una monarquía constitucional, forma de gobierno europea de aquellos años. Era Manuel Belgrano, el jefe militar del ejército del norte, acuartelado en Tucumán tras ser derrotado en el Alto Perú.

Bernardino Rivadavia había viajado para entrevistarse con príncipes del viejo continente. Los diputados lo convocaron para debatir una forma de gobierno. Pueyrredón se entrevistaba con San Martín. Preocupado Don José, creía necesario declarar de manera urgente la independencia de las Provincias Unidas. El rey español Fernando VII, había retornado al poder, e intentaría reestablecer el control sobre el territorio americano. O para que lo entienda enviaría el ejército para terminar con todo intento revolucionario.

Un Rey en ojotas

«El Candidato» de la aristocracia liberal. Luis de Lucca. Un príncipe nacido en España, nieto de Carlos IV, y el hijo de Luis de Parma y Maria Luisa de Borbón.

Fue Juan Martín de Pueyrredón, pero tambien era idea de varios, Manuel de Sarratea, Rivadavia, quien había sido acompañado por Belgrano para entrevistarse con distintas Casas Reales, surgiendo nombres como Francisco Paula de Borbón, el hermano de Fernando VII, y hasta se pensó en un príncipe portugués junto a una princesa inca. Para que tuviesen legitimidad como gobierno por ambas culturas. Pero sonó fuerte, el nombre del príncipe Carlos I de Lucca, tambien conocido como Carlos II de Parma.

Sí, traer un rey europeo, que no conocía ni a un indígena, ni a un criollo, y que desconocía el mate, para gobernar las Provincias Unidas. Fue el General Belgrano, quien finalmente propuso que las Provincias Unidas debía gobernarlas un rey Inca. Un rey de los pueblos originarios.

No es invento, fue el 6 de Julio, que Belgrano planteó la capital en Cuzco, y que el rey fuera incaico. Contaba esta propuesta con el apoyo del salteño Martín Miguel de Güemes. Tomás de Anchorena, socio de estancias de Juan Manuel de Rosas, pensó que era una idea extravagante, tener «un monarca de la casta de los chocolates»Juan M. de Pueyrredón, le contestó, «No podemos tener un rey en ojotas…».

El inefable Juan José Paso el 9 de Julio a las 14 hs, luego de unas empanadas hechas por Francisca, planteó a los diputados la necesidad de independizarnos, y se iniciaba un nuevo camino. Pero, ¿se imagina si hubiésemos tenido un rey Inca, con la capital en el actual Perú?


Matías J. Escot es docente de Historia . Apasionado por la historia argentina, letras y política. Escritor, creador de www.relatosdelsur.com Autor del libro “Escritores en Combate 1”