Saltar al contenido
Entre Nos Social Info

MAVI MASSARO «Escribo desde lo erótico, en un sentido amplio. Me considero una persona que se mueve por el deseo»

7 octubre, 2020

María Victoria Massaro, es porteña nacida en 1987. Licenciada en Comunicación Social, y cursa un posgrado de gestión cultural en FLACSO. De chica le leyeron poesía de García Lorca. Relatos de un Náufrago y Crónicas de una muerte anunciada fueron las obras de García Márquez que recuerda como primeras lecturas. Creemos que por allí está su registro entre la poesía en prosa y el relato. La Metamorfósis y una obra de Ernesto Sábato; «El Túnel fue un libro que me impactó y me mostró algo que conocía, pero no podía poner en palabras» , son fundamentales para Mavi.

Jóven escritora, con dos libros publicados Lo que hice con tu cepillo de dientes cuando me dejaste, (Ed. Halley, 2019) y Nadie quiso subirse al auto con Nosotras, (Ed. Qeja, 2020).muestra un lenguaje simple, y fresco, donde el goce femenino , lo erótico y los abandonos amorosos, son parte de su material de escritura. También el pasado y la relación con su madre, tienen un lugar relevante.

Responde para Entre Nos, la chica que sólo le gusta el fútbol «si lo puedo compartir con mi viejo, que es de River, o con amigues en un mundial. Lo disfruto a través del goce de otrxs.»

“Al mes / tuvimos el mejor garche de la historia / 
pero no vamos a volver / 
eso / se lo dejamos al peronismo”

EN: Para comenzar esta entrevista,  si me permitís una pregunta doble, me gustaría que cuentes, ¿A qué edad empezaste a escribir? ¿Y te acordás cuando escribiste algo que te gustó?. Y pensaste, “esto puede andar”.

MM: Siempre me gustó escribir. En la escuela primaria eran los cuentos o los poemas que me daban de tarea. De adolescente, llevaba cuadernos donde escribía sobre sentimientos, cosas que pasaban o inventaba letras de canciones. Por un tiempo lo dejé de lado y empecé a escribir de nuevo en 2018, cuando entré al taller de Leticia Martin*. Desde ese momento considero que escribo de forma profesional, con el propósito de publicar o con proyectos puntuales en mente. La primera vez que escribí algo que sentí que podía andar fue cuando empecé mi primera novela, a partir de un texto en el que enumeraba recuerdos de la infancia con mi abuela.

EN:-El músico Iván Noble tiene una canción cuya idea es , que el reloj se frene antes que nos dejemos de querer, cosa que no duela. ¿Cuándo dejamos de doler? te preguntas vos en un verso de su primer libro. Yo digo que a la mujer le cae la ficha bastante antes de que la relación se termine. ¿Coincidís con esta mirada?

MM: No siempre, y no sé si es algo propio de las mujeres. Así y todo, creo que “la ventaja” la lleva quien puede actuar el deseo primero y poner en palabras eso que ya sabía pero que era demasiado doloroso para dejarlo salir.

EN:-Continuando con la temática, escribiste “el amor es un robo y el tuyo me dejó en pelotas”, ¿Que te dejen, la pérdida de lo querido ayuda a escribir, o crees que es un cliché?

MM: Por supuesto, ayuda a escribir o al menos genera algo que te puede movilizar en esa dirección. Siempre se puede caer en clichés, pero eso ya está en el plano de la subjetividad, o sea, de cómo narrar la pérdida o los duelos. Personalmente, haber escrito Lo que hice con tu cepillo de dientes cuando me dejaste y otros poemas de amor, me hizo conocerme desde otro lugar y transformar ese amor que terminó, esa persona que se fue, en otra cosa. Creo que ahí está la clave.

EN: Una temática interesante de tu nuevo libro, Nadie quiso subirse al auto con nosotras es que estás en diálogo permanente con tu madre, con críticas, confesiones, pedidos. ¿Cómo nació ese libro, la necesidad de escribir la relación con ella?

MM: Nació sin que lo esperara. Es decir, no me propuse hacer ese libro. Después de terminar Lo que hice…, una de las primeras cosas que escribí fuera del tema amoroso, fue el primer poema de Nadie quiso… A partir de ese surgieron los otros, desde ideas que había anotado en un cuaderno. Eran momentos, recuerdos muy puntuales. Todo eso me fue llevando al núcleo del libro, al gran conflicto que lo organiza y que concluye en la confesión del final.

EN: Las primeras feministas visibilizaron la cuestión de la desigualdad del poder con los hombres (Virginia Bolten, Julieta Lanteri, Alfonsina Storni). El feminismo del siglo XXI se anima a escribir sin tapujos sobre lo erótico, el goce. ¿Considerás que formas parte por momentos de ese registro?

MM: Sí, creo que escribo desde lo erótico, en un sentido amplio. Me considero una persona que se mueve por el deseo, con mayor o menor facilidad. Justamente, en la sociedad heteronormativa y patriarcal, no es fácil visibilizar el deseo femenino y eso todavía me genera algunas dificultades. Escribir libros es, para mí, una herramienta para afianzarme en ese plano y moverme, segura, por el mundo.

*Leticia Martin. Editora en Qeja, ubicada en Almagro. Autora de varios libros y, además dicta talleres de escritura. Uno de ellos Narrar lo extraño.

Fin Primera parte.


Matías J. Escot es docente de Historia . Apasionado por la historia argentina, letras y política. Escritor, creador de www.relatosdelsur.com Autor del libro “Escritores en Combate 1”