Saltar al contenido
Entre Nos Social Info

La Jugada de todos los tiempos

18 mayo, 2020

El 18 de mayo de 2019 Cristina Fernández esgrimió la movida política más importante de los últimos años: a las 8.50, anunció la candidatura de Alberto Fernández a la presidencia de la nación por el, que luego sería, Frente de Todos. Mudos propios y extraños, el pueblo argentino fue testigo del más inteligente movimiento de la ex presidenta.

El 24 de junio de 1990, el fútbol mundial fue testigo de la segunda ocasión en que Diego Maradona dejaba un tendal de rivales para la concreción de un gol. Cuatro años antes, el propio 10 se había encargado de pintarle la cara al Pirata Ingles – luego de haber manoteado un gol – y desparramar a toda una isla para postrarla a sus pies. Pues bien: lo de Diego contra Brasil, dejando en el camino a medio equipo fue muy parecido, con una sola diferencia: ese día, el más grande jugador de fútbol de todos los tiempos tuvo que prolongar su humanidad en la de Claudio Caniggia, con un pase cruzado de 8 a 10, gambeta larga del Hijo del Viento a Taffarel y a cobrar. Diego seguía siendo el más grande de todos, pero ya solo no podía. Sin él era imposible, pero solo con él era insuficiente.

Si al hablar del fútbol encontramos la más grande e inequívoca referencia en Diego Maradona, cuando hablemos de política, al menos para quien escribe, la máxima figura por inteligencia, entereza y honestidad intelectual es Cristina Fernández. Sin dudas. Con un rasgo muchísimo más reflexivo que en el perfil que mostraba en sus tiempos de primera mandataria, la viuda de Kirchner sabía que, cuando dejara el sillón de Rivadavia, iba a tener que empezar a esquivar golpes bajos por doquier. Eran los mismos golpes bajos que dejaron los tobillos de Diego del tamaño de una sandía en el Mundial de Italia, previo al partido con Brasil. Operaciones mediático – judiciales, con la veña del poder ejecutivo desempeñado por Cambiemos, fueron los guadañazos a los tobillos de La Jefa, que nunca la hicieron trastabillar. Si tuviésemos que establecer un paralelo entre el partido que jugó Diego contra Brasil en Turín con los cuatro años de Cristina como ex presidenta – 2 de ellos, sin fueros – el allanamiento a su casa de Barrio Norte es equivalente  esa entrada de Alemao contra el 10 con los pies hacia adelante en el primer tiempo del partido de Octavos de Final del Mundial Italia 90´.

Crsitina Fernández y la jugada que dejó Alberto Fernández mano a mano para quebrar la estrategia de polarización de la Alianza Cambiemos.

Cristina Fernández sintió el golpe de la corporación mediática y judicial encabezada por Héctor Magnetto y gerenciada por Mauricio Macri, pero no alcanzo para sacarla de carrera.-

Con idas y vueltas donde la Senadora Nacional por Unidad Ciudadana debió sortear mil y un problemas legales planteados por el oficialismo y sus foros mediáticos prime time, el 9 de mayo de 2019 es el momento equivalente al comienzo de la carrera de Diego contra los brasileños en el minuto 35 del segundo tiempo. Así como Diego tuvo que esforzarse por llevarse las marcas, Cristina debió enfrentar al monstruo de mil cabezas que conforman los medios de comunicación argentinos para avanzar con firmeza frente a las marcas de los Lanatas, Majules y Novaresios, que siempre le tiraron a esos tobillos mal trechos de tanto andar por terrenos sinuosos.

El jueves 9 mayo de 2019, Cristina presento en la Feria del Libro su opera prima: Sinceramente, un relato minucioso y filoso de los 4 años transcurridos desde su alejamiento del poder, ante la presencia de propios y extraños en iguales proporciones y con una multitud inolvidable que inundo las adyacencias del Predio Ferial de la Sociedad Rural.

Cristina, vestida de Diego, empezó a absorber las marcas y, cuando nadie lo esperaba, el 18 de mayo le cruzo la pelota a Alberto Fernández, anunciando que sería el ex Jefe de Gabinete de Ministros de Néstor el candidato a presidente por a la principal fuerza opositora.

Fue una jugada maestra; el corolario a cuatro años de miseria y tristeza. La Jefa le dio el pase gol a Alberto y, vestido de Caniggia, se fue solito a enfrentar al poder real: gambeta larga, solidez en la definición y, al final, Alberto presidente.

Como Diego en el 90, Cristina tuvo la suficiente inteligencia como para darse cuenta de que ya sola no podía. Gracias a Dios, así fue. Como Diego en el 90, sin Cristina no se podía, pero solo con ella no alcanzaba. A veces, largar la pelota a tiempo es mejor. Y Cristina lo hizo. Gol. Alberto presidente.

La oligarquía todavía está tratando de sacar la pelota adentro del arco: claro, el gol no fue solo de Alberto; Cristina apilo rivales y lo dejo solo de cara a la Gloria. Cristina en equivalencia directa con Diego, mostró que toda rota, igual es Gardel

Gracias, Dios. Por Diego y por Cristina. Por esta Argentina que, con todo y sus problemas, nos permite respirar un aire mejor.

Martín-Ripari

Martín Ripari. Periodista y Relator de Fútbol. Trabaja en «Relatores: El Fútbol Va con Vos». Conductor de Boca para todo el Mundo. Todos los Miércoles de 18 a 20 hs. www.onradio.com.ar

Lo encontrás además en el Canal Web: LA PATRIA FUTBOLERA.

IG: @martinripariok