Saltar al contenido

DIEGO INDYCKI: «Los clubes de barrio no fueron tenidos en cuenta por Cambiemos»

8 agosto, 2020

El entrevistado confiesa haber nacido el 9 de febrero de 1976- año terrible-, agrega. Diego Sebastián Indycki conoció la militancia en su adolescencia a través del peronismo. También los clubes son su lugar de pertenencia, e identidad. Hoy es Presidente de la Unión de Clubes de Barrio de Quilmes. Desde la institución se elaboran programas de inclusión deportiva, para lo sectores más vulnerables. Además asisten las necesidades de los clubes del distrito. Responde el hincha del mate, Argentino de Quilmes y de la mitad, mas uno; Boca Juniors.

EN: Haciendo un poco de historia, para adentrarnos en la problemática, existió una etapa durante el el gobierno anterior que el Ministerio de Deportes, dirigido por Carlos Mac Allister exigió requisitos administrativos a los clubes barriales para empadronarlos, ¿Eso se logró y qué beneficios reportó para los clubes?

DI: Durante la anterior gestión, se puso en marcha un registro de clubes a través de una página web al que muy pocos clubes de barrio pudieron acceder. Y como era una política general del gobierno macrista, utilizaron los recursos del Estado para beneficiar a sus amigos. En este caso, sirven como ejemplo los subsidios millonarios que recibieron clubes como el Córdoba Golf Club, el Mar del Plata Golf Club, el Yacht Club Olivos, el Náutico Mar del Plata, la Asociación Argentina de Surf, el Mendoza Tenis Club, el Huarpes Polo Club de San Juan. Estas instituciones recibieron subsidios que fueron denunciados en la justicia por la sospecha de un manejo irregular en su entrega, y generó en su momento la renuncia del encargado del tema, y a los pocos meses la salida del propio Mc Allister.

EN: La política energética durante el gobierno de Mauricio Macri, fue de alza de tarifas, de los servicios públicos, perjudicando a amplios sectores de la sociedad. ¿Cuánto pagaba un club barrial, que en líneas generales tenía ingresos discretos?.

DI: El aumento de los servicios fue de más del 3500 % en muchos casos: algo injusto e impagable. Fuimos los primeros en advertir este atropello allá por enero de 2016, e hicimos manifestaciones públicas, en los medios, en la Justicia, que esperamos tengan una respuesta a favor de las instituciones y de la sociedad en su conjunto, ya que el costo del servicio es abusivo y además muy deficiente.

EN: ¿En algún momento se acercó el gobierno local durante la gestión de Martiniano Molina, para charlar con la Unión de Clubes, y así conocer la situación?

DI: Los clubes de barrio no fueron tenidos en cuenta por el gobierno de Cambiemos, ya sea a nivel nacional, como provincial y local. La UNCB (Unión Nacional de Clubes de Barrio), impulsó una ordenanza junto a los clubes de barrio de Quilmes para proteger los derechos de los clubes, que fue votada por unanimidad en enero de 2019. Esta norma es importante porque por primera vez, los clubes de barrio son una política de estado para el gobierno municipal.

EN: Antes que comenzara la pandemia, ¿Pudieron conversar con el gobierno provincial o municipal, por esta problemática que arrastran los clubes?

DI: Habíamos iniciado el diálogo a todo nivel, pero el cambio generado por la pandemia modificó las prioridades. En este sentido, desde la institución nos pusimos a disposición del Estado, nacional, provincial y municipal, para colaborar en todo lo que sea necesario en esta situación de emergencia.

La situación de la mayoría de los clubes de barrio era crítica antes de la pandemia, fundamentalmente debido a 4 años de abandono de parte del gobierno nacional. No sólomencionamos la falta de políticas públicas para el sector sino también con medidas que nos afectaron de manera muy profunda, como el tarifazo de los servicios públicos. Por otra parte, cabe recordar que la Unión Nacional de Clubes de Barrio impulsó la Ley Nacional 27098, que fue votada en diciembre de 2014, pero aún no fue reglamentada.

El anterior gobierno no demostró ningún interés en hacerlo, y hoy tenemos el compromiso del gobierno nacional de ponerla en marcha. Esta norma es esencial, ya que plantea, entre otras cuestiones,  una tarifa social para los clubes de barrio, la inembargabilidad de los terrenos y sedes, y la regularización administrativa y jurídica, el gran tema pendiente para las entidades del país.

Fin Primera Parte


Matías J. Escot es docente de Historia . Apasionado por la historia argentina, letras y política. Escritor, divulga la historia de nuestro país en Relatos del Sur Autor del libro “Escritores en Combate 1”