Saltar al contenido

CRISIS, REPRESIÓN y RENUNCIA DE LA RÚA

19 diciembre, 2020

«Está en Pánico»…

…dijo, describiendo su condición, una fuente del Gobierno a Página/12 al mediodía de ayer. “Hablaba como si nada ocurriera, como si no entendiera que el país se estaba incendiando”, lo describió un importante funcionario aliancista que estuvo en la reunión de Caritas. Hay quien dice –a guisa de elogio– que no es lento ni distraído sino que finge serlo, para sorprender a sus interlocutores con la guardia baja.
Sea por lo que fuera –por lógica palaciega, por límites ideológicos o por astucias incomprensibles– sus tiempos y su discurso nada tuvieron que ver con los de la sociedad.

El escrito es del periodista Mario Wainfeld para el diario Página 12, publicado hace 19 años, (20-12-01). Fue en la noche de un día como hoy de aquel año, que una movilización espontánea, a Plaza de Mayo obligó a renunciar a Domingo Felipe Cavallo. Sí, el padre de la criatura, del 1 a 1, que Fernando De la Rúa fue a buscar, para que concluya lo que había armado. Profundice un modelo económico inviable para las mayorías populares. Que termine Cavallo, era que terminara con el país. Y esta no es una metáfora, la Argentina quebró en el 2001. Las políticas de ajuste del FMI, de la escuela monetarista iniciada en los 70´, marcaron el ritmo de la década de 1990.

Corralito desde el 1 de diciembre, miles de comercios cerrados, una gran parte de la clase media subocupada o desempleada, junto a miseria en las calles porteñas. Más de 150.000 fábricas cerradas, y el patrimonio nacional rematado, (YPF, las empresas de servicios públicos, jubilaciones privadas). La UCEDE llegó a caballo del partido popular, con Carlos Menem a la cabeza- hoy internado en terapia intensiva-, en el año que se cumplen tres décadas de su asunción. Todo eso y más, estalló esa noche calurosa, espontánea y al son de las cacerolas.

Cicerón y la legitimidad de gobierno

El gobierno se mantuvo sin reacción en los cinco días anteriores, y no es que no pasó nada; en Rosario el Viernes 14 se produjeron una ola de saqueos. En el fin de semana se hablaba que aquel Lunes 17 habría una importante movilización de organizaciones sociales. Como si fuese poco llegó a la mesa de despacho del Ministro de Defensa. Días antes el Miércoles 12 se organizó una marcha de la CGT, con Hugo Moyano a la cabeza, mientras que la CTA y ATE se sumaron, y llamaron a una huelga por 24 horas. Finalmente el Lunes 17 se produjeron saqueos en la Provincia de Buenos Aires.

Se rumoreaba que el gobierno se caía, y tal vez Eduardo Duhalde tenía que ver con la movilización del conurbano, aunque es un elemento simplista creer que De la Rúa cayó por los punteros, y dejar de lado el desastre económico-social del proyecto menemista. continuado por la Alianza. Como dijo alguna vez el gran orador del senado romano MARCO TULIO CICERÓN, el gobierno legitimado en las urnas se había deslegitimado en su acción de gobierno

La LEY de DÉFICIT 0 de Cavallo, dejaba sin efecto la cobertura para dos millones setecientos mil argentinos de 380 pesos mensuales por jefe de familia, y 60 pesos por hijo.

Qué se vayan todos

En un escrito de esos días se pregunta el periodista y militante peronista MIGUEL BONASSO, acerca del respeto de los ciudadanos la gobierno de turno. ¿Por qué deben respetar la propiedad privada si todos los días les meten la mano en el bolsillo? ¿Por qué deben respetar a sus representantes si éstos no los representan y saquean las arcas públicas? Es más, ¿por qué van a creer en el valor nutritivo de una democracia que sólo asegura la impunidad de los granujas que desmantelaron el Estado?.

Las preguntas son certeras, sumando voces de aquel año ya nadie creía en los políticos, ni en la política como herramienta para mejorar la vida de las personas. En una entrevista de quien escribe al sacerdote de opción por los pobres Marcelo Ciaramella, que vivía en una Parroquia de la barriada de Bosques Norte en Florencio Varela. Le consultamos acerca de su opinión de la política y los políticos argentinos por aquellos días;

«Pensaba que De la Rúa podía hacer un gobierno más razonable. Pero a partir de la ruptura con el Frepaso y la renuncia de Chacho Alvarez, y fue mutando hacia una política claramente neoliberal de ajuste y endeudamiento, preveía que sucedería lo que sucedió al final de la dictadura. Los saqueos se veían venir, y la miseria se veía muy extendida desde el conurbano. De todos modos sabemos que el disparador fue el corralito y ciertas maniobras «punteriles» de Duhalde que consideraba terminado el ciclo delaruista».

Declarando el estado de sitio y con más de treinta muertos, el Presidente De la Rúa, abandonó en un helicóptero la Casa Rosada. Después vendría una navidad sin pan y sin trabajo, junto a 5 presidentes en una semana. Una historia que para que no se repita, no conviene olvidar. A 19 años del estallido económico y socio-político más trágico de la historia argentina contemporánea.

Entrevista al sacerdote Marcelo Ciaramella. Monografía Crisis Argentina 2001. Julio 2019.


Matías J. Escot es docente de Historia . Apasionado por la historia argentina, letras y política. Escritor, divulga la historia de nuestro país en Relatos del Sur Autor del libro “Escritores en Combate 1”