Saltar al contenido

LA LLEGADA DE NUESTROS HÉROES A PUERTO MADRYN

19 junio, 2022

La alienante dictadura de 1976

Un marino inglés les dijo a prisioneros argentinos, «los voy a llevar al buque que supuestamente ustedes hundieron». Como si fuese una broma de mal gusto que gesta el destino, 4000 soldados fueron traídos de regreso en el buque inglés Canberra. Embarcación, que en los diarios argentinos figuraba, como averiado por un certero ataque, que jamás recibió.

El regreso de los soldados tuvo el perfil deshumanizador y alienante propio de las tres armas, que tomaron el control del país desde el 24 de marzo de 1976. Nuestros héroes llegaban «escondidos» a Campo de Mayo, la Escuela Lemos, a la ciudad de La Plata, o a Puerto Madryn.

De esta manera más de 4 mil soldados argentinos que habían peleado en la guerra de Malvinas regresaron al continente el 19 de junio de 1982 y, ocultamiento y silencio fueron las palabras pronunciadas por el gobierno de facto de Leopoldo Fortunato Galtieri. Hace 40 años los madrynenses recibieron a nuestros héroes, a los jóvenes soldados en una jornada que fue conocida como, «el día que Madryn se quedó sin pan«.

Viaje de nuestros Héroes con los piratas

Luego de 74 días de conflicto bélico y presentada la rendición el 14 de junio de 1982, los combatientes argentinos debieron emprender el regreso al país: comenzaron a hacer largas filas en la zona de embarque de Puerto Argentino, fueron requisados y subidos de a grupos en lanchas que trasladarían a la mayor parte de ellos hasta el buque Canberra.

«Cuando llegamos al puerto había miles de soldados haciendo cola, no se sabía para qué, hasta que nos enteramos que era para embarcar. Era de noche, me subieron a una lancha con una gran cantidad de soldados, casi no entrábamos, sin dirección, sin saber a dónde nos llevaban». Las palabras son del entrerriano Raúl Sánchez el ex-combatiente del grupo de artillería 121, realizadas a la agencia de noticias Télam.

Al ver el Canberra, Sánchez y sus compañeros tuvieron que trepar por una escalera de soga unos tres pisos para ingresar al buque, donde con un «cartoncito de bienvenida» escrito en inglés se les asignó un número de prisionero y sector del barco donde estarían durante el viaje de cuatro días. Los soldados cuentan que después de dos meses pudieron bañarse y cambiarse la ropa, y además cuentan que perdieron la noción del tiempo. Como anécdotas en algunos dormitorios dormían cinco soldados, como las camas eran cuatro, uno dormía en el piso. Lo que no se perdía ninguno eran las comidas.

¡Vuelven los muchachos de Malvinas!

El muelle Almirante Storni recibió a nuestros héroes, que llegaron sin avisos, sólo un operativo de unos tres kilómetros en el radio de la zona vislumbró la llegada, y comenzó a decirse que volvían los muchachos. Como los madrydenses acercaron pan y comida a los soldados, la jornada es conmemorada como «el día que Madryn se quedó sin pan». por la solidaridad de los pobladores chubutenses. La ordenanza 9449 en el 2016, declaró la conmemoración de este 19 de junio.

Las Malvinas, fueron, son, y serán Argentinas, y los soldados nuestros héroes!.

FOTOS: Archivo General de la Nación. (AGN)


Matías J. Escot es docente de Historia . Apasionado por la historia argentina, letras y política. Escritor, divulga la historia de nuestro país en Relatos del Sur Autor del libro “Escritores en Combate 1”