Saltar al contenido

A 150 AÑOS DE LA COMUNA DE PARIS

20 marzo, 2021

José Pablo Feinmann y su interpretación de los hechos

La idea del filósofo argentino José Pablo Feinmann, (Feinmann el bueno), es que Alemania logra su unidad nacional tardíamente, otros tienen territorios, que ya no pertenecen a la antigua Prusia, por lo tanto luchará por es espacio vital, su expansión. estamos en el contexto de la guerra Franco-Prusiana, el canciller Otto Von Bismarck, desea una gran nación, y no dudará en entrar a cañonazos a París. El Presidente Provisional de la Tercera República, Adolph Thiers no tiene la mejor idea que armar al pueblo para defender la ciudad, cuando su ejército estaba diezmado. El que comenta los episodios, no es nada más y nada menos que un estudioso de las condiciones materiales de la clase obrera, dice Carlr Marx,

“París no podía ser defendida sin armar a su clase obrera (…) Pero París en armas era la revolución en armas. El triunfo de París sobre el agresor prusiano habría sido el triunfo del obrero francés sobre el capitalista francés y sus parásitos dentro del Estado”

(Marx, La guerra civil en Francia, 30 de mayo de 1871).

La idea es brillante, para las masas francesas, claro; porque lo que ha hecho Thiers, es armar al pueblo en su contra.

La Comuna de París

Lo que va a pasar de aquí en adelante es un acontecimiento del que el último viernes se cumplieron 150 años, la Comuna de París. Este último Jueves fue su aniversario. El 18 de Marzo de 1871, el pueblo parisino, ante la ausencia de gobierno, el caos por la guerra con Prusia (Alemania), y sus propias necesidades (hambre, falta de servicios sanitarios, escasez de bienes), comenzaron a autogestionarse, tal es así que distribuyeron la salud, la educación y los bienes para no sucumbir. Se gestó así una primera experiencia comunista, o protocomunista. Se dice que antes de la comuna, la cosa no venía bien, y Marx, una vez más dice,

“La miseria de las masas se destacaba sobre la ostentación desvergonzada de un lujo suntuoso, falso, envilecido”

(Marx, La guerra civil en Francia, 30 de mayo de 1871).

La situación comenzó a mirarla de reojo, parte de Europa, Thiers, junto a su gabinete y su familia se recluyen en Versalles, y le exige a Bismarck que le devuelva los prisioneros. A esta altura los comuneros no responden a poder central ninguno y están armados. El peligro está latente, una República Obrera autogestionada, una especie de comunidad sin propiedad privada, y de distribución de los medios materiales. Además al mes comenzaron un movimiento de recuperación de fábricas, iniciando la gestión obrera de las mismas. El canciller de hierro, lo piensa bien, ¿Abandona a Thiers, y lo deja sólo?, ¿Y si esta experiencia obrera se multiplica y sucede en la misma Prusia, frente a sus narices?. En el contexto de la Internacional comunista formada por Marx (1864-1872), y el activo anarquista Mikhail Bakunin, todo esto representa el peligro obrero contra el gran Capital, los proletarios contra la burguesía.

El Himno de los trabajadores. La Internacional Comunista (Poitiers- Degeytier)

La experiencia llegará a su fin los últimos días de mayo de 1871, el ejército francés recuperó el casco urbano a sangre y fuego. Miles de muertos, unos 20.000 fusilados, otros tantos deportados a campos de concentración en Nueva Caledonia, y se declaró la Ley Marcial, la pena de muerte en todo el territorio por 5 años. Los fusilados fueron enterrados en fosas comunes, tronó el escarmiento sobre los comuneros.

Las opiniones de Rosas y de Miguel Cané

El autor de un libro muy leído en los 70 y 80´como requisito para ingresar al Colegio nacional Buenos Aires, comenta sobre lo que está sucediendo en Francia, “Lo que me revienta es el populacho canalla vociferando en las calles”. Cané busca acallar a las masas a través de la represión policial. No llama la atención si se advertimos que en 1902, fue el propulsor de La Ley de Residencia, que expulsaba a los inmigrantes del país, aquellos durante el primer década del siglo XX, años de represión contra los obreros inmigrantes (de tendencia anarquista) que luchaban por sus derechos laborales.

Rosas, recio a la hora de referirse a los comuneros parisinos.

Juan Manuel de Rosas desde Southampton tampoco apoyó el levantamiento de la Comuna de París, Luego de leer los diarios, en la pequeña chacra del restaurador, escribe, «La plebe sigue su camino insolente”, y después agrega, “Sociedad de guerra y de odio que tiene por base el ateísmo y el comunismo”. Esperable en Don Juan Manuel, tipo de orden social, recio administrador de sus estancias, y que había gobernado un territorio inestable políticamente, casi 20 años.

A 150 años de un hecho que sangriento para la humanidad y la Europa del siglo XIX, otros horrores traerá el siglo XX, por las calles se canturreaba esta canción que se transformó en el himno comunista, cuya letra final es de Eugene Poitiers, y Pierre Degeyter, compuso la música en 1888. Antes la habían cantado cientos en las calles: La Intrenacional Comunista.


Matías J. Escot es docente de Historia . Apasionado por la historia argentina, letras y política. Escritor, divulga la historia de nuestro país en Relatos del Sur Autor del libro “Escritores en Combate 1”