Saltar al contenido
Entre Nos Social Info

Nuestra Pandemia: Salvajismo económico y lavado de cerebros

28 junio, 2020

I. Un whiskie escocés en Ginebra

Suiza, ese paisaje helado de alpes, anfitrión anual de multimillonarios globales, brókeres de Wall Street, magnates industriales de Shanghai o banqueros madrileños, que dejan de ganar plata cuatro días -es bastante, diríamos-para asistir a conferencias como «Semillas distópicas», «Como los ricos cambiarán el mundo»,u «Obstacúlos para el desarrollo del Capitalismo actual». Los 1000 multimillonarios que asisten al Foro de Davos con sus patrimonios que oscilan entre 30 y 110 mil millones de dólares no parecen tener muchos obstáculos en su patrón de acumulación en el ¿Capitalismo? actual. ¿Esto es el capitalismo que pensaron Adam Smith y David Ricardo?

Un argentino bebe un whisky escocés, inalcanzable para la mayoría de los que leen esta nota, y el que escribe. Mira por su amplio ventanal y clava la vista en los cuerno helados, de esos alpes que alojaron a Heidi, o al escritor Thomas Mann. En Ginebra casi a orillas del lago Leman, está el hombre que dijo off the record «Robo para la Corona». José Luis Manzano, el de la renovación peronista de los 80′, el ex- Ministro del Interior de Carlos Menem. Uno de los hombres de la revolución privatizadora, de rematar el estado argentino, al ritmo del uno a uno, de Domingo Cavallo vuelve a escena. Por estas horas se conoce que, reapareció como un probable inversor de un grupo trasnacional, que aspiraría a quedarse con Vicentín, la cerealera vaciada y en estado de quebranto por los hermano Nardelli, con una deuda interna y externa pavorosa.

II.Van por tu Corsa modelo 2013

El inefable ex-ministro de economía, que junto a Manzano integraron el menemato, también salió a la palestra acaba de escribir una columna para CEA, el Centro de Economía Aplicada, y estuvo al aire en el canal Todo Noticias, hace dos semanas, criticando abiertamente la intervención del Estado, y el gobierno de Alberto Fernández sobre la empresa cerealera, y la intención de expropiación.

Marchas del 20 de Junio, con colores patrios. ¿A quién representó la bandera de Belgrano aquella jornada?

El grito espantado de un sector de la sociedad, las opiniones de periodistas profesionales «prolijos y educaditos», me advierten que el peligro es el Comunismo. Sí, porque el muro no cayó hace ya, 30 años, sino están vivos los rasputines de este siglo. La economía global y la Argentina en particular está en riesgo, porque según Julio Cobos, en su cuenta oficial de twitter «los ciudadanos se manifiestan por «la intervención y expropiación de una empresa privada». Un jóven de la Agrupación Campo + Ciudad, dice que no se marcha por «Vicentín sino por el respeto a las libertades individuales y la propiedad privada». La opinión pública sensibilizada por el comunismo que los acecha, con la inminente confiscación de sus bienes, ganan las calles, el 20 de Junio -día de la muerte de Manuel Belgrano, y del símbolo patrio nacional, que nos une, -la bandera- ofrecen consignas como «No queremos comunismo», «Que se vayan todos» o «Chavistas hijos de p… la Argentina será su tumba».

Por último el mismo Cavallo, entrevistado por el canal de Noticias, como economista serio dice que «Cristina se dejó convencer por ideas marxistoides de Axel Kicillof». Pero, como corolario hoy 28 de Junio, el principal columnista del diario La Nación titula «La guillotina de Cristina Fernández», too much. La Robespierre con polleras que aguillotina a la oposición, que al Comunismo de Alberto Vladimir Ulianov Fernández, le suma el jacobinismo de Cristina Roberspierre, mientras el ejercito Rojo camporista, va expropiar su Corsa 2013, o su comercio deficitario.

III. Somos los mismos de siempre

Finalmente, mientras circulan discursos anacrónicos, propios de la guerra fría- los médicos cubanos llegan para hacer espionaje-, en tiempos donde se enarbola la bandera argentina, para que el estado no avance, con peligro que los Nardelli hagan su paga Dios, y que la empresa cerealera quede a manos de un grupo inversor de capital extranjero- trasnacionalizando más nuestra economía-, existe un riesgo serio.

Cuando Cavallo explica la dolarización y libertad sin restricciones del mercado cambiario, con la consecuencia que el dólar se dispare devaluando (una vez más, y van…) la ya derrumbada economía de la clase media y los sectores populares. Si entendemos que en la última semana Alfredo Coto, extorsiona al estado argentino, por la «locura» de hacerle cumplir requisitos mínimos en tiempos de pandemia, o clausura de su sucursal en Lanús. Tal vez sea bueno empezar a mirar con anteojos propios y no con lentes prestados de los Nardelli, de los Manzano o de periodistas que hace mucho tiempo no toman un subte o pelean por un salario similar al suyo.

Porque tal vez, lo que existe es la presión del stablishment económico, del poder real, para hacer disfrazar cualquier intento reformista, -con algo de tibieza-, de la coalición del Frente de Todos, como el avance del estatismo chavista-comunista. Para que una vez más, un neocapitalismo salvaje, recupere lo perdido en la pandemia, vaciando su bolsillo, el mío y el de un país entero. Y que esto suceda mientras confundidos, sacamos la bandera de Manuel Belgrano en contra de nosotros mismos, y en beneficio de un púñado de empresas trasnacionales asociadas a vivos argentos; todo esto al compás del peligro de la patria comunista.


Matías J. Escot es docente de Historia . Apasionado por la historia argentina, letras y política. Escritor, creador de www.relatosdelsur.com Autor del libro “Escritores en Combate 1”