Saltar al contenido
Entre Nos Social Info

2001: CRÓNICAS DEL DERRUMBE

18 diciembre, 2021

1- El huevo de la Serpiente

“Que se vayan todos, que no quede ni uno solo” gritaban los argentinos y argentinas, que empezaban a ocupar las calles, al al ritmo de cacerolas el 19 y 20 de diciembre de 2001, en una crisis social, política y económica inédita en la República Argentina. En octubre de 1999, finalizadas las elecciones presidenciales, obtuvo el triunfo el partido político denominado “Alianza para el Trabajo, la Justicia y la Educación” cuyo mayor exponente era  Fernando De la Rúa, hombre de la UCR.  La Unión Cívica Radical trazó alianza con el FREPASO (Frente País Solidario), partido con un ideario de centroizquierda. Ambos partidos, mostraron su total desacuerdo con el rumbo político, económico y social impuesto por el gobierno menemista.

Lejos de su ideario de ideológico, y de diferenciarse de sus  predecesores, la Alianza mantuvo políticas económicas del neoliberalismo. En el 2000 se aplicaron viejas recetas de ajuste, que comenzaron a erosionar la credibilidad hacia el gobierno. El recorte de salarios y jubilaciones, la reducción del gasto estatal, y el ajuste a los presupuestos provinciales -que comenzaron a pagar en bonos a sus empleados-, incrementaron el malestar social. Las manifestaciones y movilizaciones iniciadas en 1993, y 1994 se profundizaron.

2- El Padre de la criatura

A comienzos del 2001 se recurriría a Domingo Cavallo como ministro de economía, autor de la Ley de Convertibilidad, y ejecutor de las reformas estatales. El gobierno intentó aliviar la situación con la negociación del Blindaje (un préstamo de U$S40.000 millones que no llegó a concretarse por no cumplir la Argentina con las condiciones) y del Megacanje (un acuerdo en el cual se extendían los plazos de los vencimientos de la deuda). Los primero días de diciembre y en medio de un fuerte malestar social, el ministro Cavallo dispuso un corralito bancario con el fin de frenar la salida de dinero depositado en dichas entidades.

Las reservas del Banco Central caían y las cuentas bancarias en dólares fueron confiscadas para impedir el peligro de fuga, con la consecuencia de la quiebra del sistema bancario. Esto afectó en forma directa a los sectores de clase media, seriamente perjudicados por la crisis. Así, reaccionaron con cacerolazos y otras formas de protesta. En el conurbano, zona sensible gravemente golpeada por la desocupación, y los niveles de indigencia y pobreza, comenzaron a sucederse saqueos y se inició el estallido social, que resultó imparable. El presidente De la Rúa, tuvo que decretar el Estado de Sitio.

3- Palabras de Miguel Bonasso

«La ilegitimidad de este gobierno empezó el mismo día en que traicionaron el pacto con el elector; creció con los sobornos a los senadores; se perfeccionó con el golpe presidencial que acabó con la coalición y culminó en la transa con el menemismo». Estas son las líneas que escribió el periodista y militante de la izquierda peronista Miguel Bonasso, para el Diario Página 12; su postura era que el gobierno ya era ilegítimo. Los números que ofrece en aquella nota resultan muy claros de lo que era la situación del país. En esa semana se supo que que dos millones setecientos mil argentinos habían votado por un seguro de desempleo de 380 pesos mensuales por jefe de familia, más una asignación de 60 por cada hijo.

«Esa aspiración popular a que ningún hogar argentino perciba menos de 500 pesos por mes se opone al Presupuesto 2002, a la Ley de Déficit 0, a los planes de ajuste estructural pergeñados por Domingo Felipe Cavallo, avalados por Fernando de la Rúa y supervisados por el FMI«, dijo en aquel artículo Bonasso.

4- Una opinión desde las barriadas

Marcelo Ciaramella, un sacerdote que actualmente es parte del movimiento de opción por los pobres, y es párroco de la iglesia Santa Rosa de Lima, en Quilmes nos cuenta, «Vivía en una Parroquia de la barriada de Bosques Norte en Florencio Varela y trabajaba en una escuela de Quilmes y otra de Rafael Calzada. El 19 estuve en Calzada y el 20 en Bosques y en Quilmes. Seguí por radio lo que iba sucediendo. La barriada donde vivía estaba en estado de shock.» Le preguntamos a Marcelo, que además es Magister en Ciencias Sociales por la Universidad Nacional de Quilmes, si pensaba que De la Rúa, cambiando al ministro o la política económica podría haber evitado el estallido, y esto nos responde,

«No creo. La crisis venía desde el menemismo. Menem se cuido que no le explote a él, pero la convertibilidad y el endeudamiento eran una bomba de tiempo que De la Rua no supo gestionar. Los cambios los hizo, puso a Lopez Murphy, después a Cavallo en economía y Bullrich en trabajo. Más cambios no hubieran cambiado el paisaje a mi modo de ver. Ajuste + desempleo + devaluación + inflación, deterioraron la situación social y aquella vez como sucede en muchas ocasiones las políticas localizadas para apagar incendios no alcanzan»

El 19 y 20 de Diciembre la Argentina, tocó fondo, quebró institucional y económicamente, el poder económico fue ciego, porque quiso salvar su renta a cualquier costo y el poder político fue sordo, porque no quiso escuchar a un pueblo asfixiado. Hubo una treintena de muertos, y en la Plaza de Mayo, se reprimió al pueblo, e incluso a las Madres de Plaza de Mayo. El pasado reciente debe servirnos para no cometer los mismos errores, que en aquellos años sufrieron millones de argentinos y argentinas.


Matías J. Escot es docente de Historia . Apasionado por la historia argentina, letras y política. Escritor, creador de www.relatosdelsur.com Autor del libro “Escritores en Combate 1”